DOMINGO X ORDINARIO

9 de junio del 2024

“Satanás está perdido”

 

LA PALABRA DE DIOS

Gen 3,9-15: “Establezco hostilidades entre tu estirpe y la de la mujer”

Después que Adán comió del árbol, el Señor llamó al hom­bre y le dijo:

—«¿Dónde estás?»

Él contestó:

—«Oí tus pasos en el jardín, me dio miedo, porque estaba desnudo, y me escondí».

El Señor le replicó:

—«¿Quién te informó de que estabas desnudo? ¿Es que has comido del árbol del que te prohibí comer?»

El Señor dijo a la mujer:

—«¿Qué es lo que has hecho?»

Ella respondió:

—«La serpiente me engañó, y comí».

El Señor Dios dijo a la serpiente:

—«Por haber hecho eso, serás maldita entre los animales domésticos y todas las fieras del campo; te arrastrarás sobre el vientre y comerás polvo toda tu vida; establezco hostilidades entre ti y la mujer, entre tu estirpe y la suya; ella te herirá en la cabeza cuando tú hieras su talón».

Sal 129,1-8: “Del Señor viene la misericordia, la redención copiosa”

2 Cor 4,13-5,1: “Creemos, y por eso hablamos”

Hermanos:

Teniendo el mismo espíritu de fe, según lo que dice la Escritura: «Creí, por eso hablé», también nosotros creemos y por eso ha­blamos; sabiendo que quien resucitó al Señor Jesús también con Jesús nos resucitará y junto con ustedes nos llevará a su presencia.

Todo esto es para bien de ustedes.

Cuantos más reciban la gracia, mayor será el agradecimiento, para gloria de Dios.

Por eso, no nos desanimamos. Aunque por fuera nos vamos deteriorando, nuestro interior se renueva día a día.

Y una tribulación pasajera y liviana produce un inmenso e incalculable tesoro de gloria.

No nos fijamos en lo que se ve, sino en lo que no se ve. Lo que se ve es transitorio; lo que no se ve es eterno.

Es cosa que ya sabemos: si se destruye ésta nuestra tienda de campaña terrena, tenemos un sólido edificio construido por Dios, una casa que no ha sido levantada por mano de hombre y que tiene una duración eterna en el cielo.

Mc 3,20-35: “Satanás está perdido”

En aquel tiempo, Jesús fue a casa con sus discípulos, y se juntó de nuevo tanta gente que no los dejaban ni comer.

Al enterarse su familia, vinieron a llevárselo, porque decían: está fuera de sí.

También los escribas que habían bajado de Jerusalén decían:

—«Tiene dentro a Belzebú y expulsa a los demonios con el poder del jefe de los demonios».

Él los invitó a acercarse y les propuso estas parábolas:

—«¿Cómo va a echar Satanás a Satanás? Un reino dividido contra sí mismo no puede subsistir; una familia dividida tampo­co puede subsistir. Si Satanás se rebela contra sí mismo, para hacerse la guerra, no puede subsistir, está perdido. Nadie puede meterse en casa de un hombre fuerte para saquear sus bienes, si primero no lo ata; entonces podrá saquear la casa.

Créanme, todo se les podrá perdonar a los hombres: los pe­cados y cualquier blasfemia que digan; pero el que blasfeme contra el Espíritu Santo no tendrá perdón jamás, cargará con su peca­do para siempre».

Se refería a los que decían que tenían dentro un espíritu in­mundo.

Llegaron su madre y sus hermanos y desde fuera lo manda­ron llamar.

La gente que tenía sentada alrededor le dijo:

—«Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan». Les contestó:

—«¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?»

Y, mirando entonces a los que estaban sentados a su alrede­dor, dijo:

—«Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi ma­dre».

APUNTES

El Evangelio de este domingo nos enseña dos tipos de incomprensión que Jesús debió afrontar: la de los escribas y la de sus propios familiares.

La primera incomprensión. Los escribas eran hombres instruidos en las Sagradas Escrituras y encargados de explicarlas al pueblo. Algunos de ellos fueron enviados desde Jerusalén a Galilea, donde la fama de Jesús comenzaba a difundirse, para desacreditarlo a los ojos de la gente: para hacer el oficio de chismoso, desacreditar al otro, quitar la autoridad, esa cosa fea. Y aquellos fueron enviados para hacer esto. Y estos escribas llegan con una acusación precisa y terrible —estos no ahorran medios, van al centro y dicen así: «Está poseído por Beelzebul y por el príncipe de los demonios expulsa los demonios» (v. 22). Es decir, el jefe de los demonios es quien le empuja a Él; que equivale a decir más o menos: «Este es un endemoniado». De hecho, Jesús sanaba a muchos enfermos y ellos quieren hacer creer que lo hacía no con el espíritu de Dios —como lo hacía Jesús—, sino con el del Maligno, con la fuerza del diablo.

Jesús reacciona con palabras fuertes y claras, no tolera esto, porque esos escribas, quizás sin darse cuenta están cayendo en el pecado más grave: negar y blasfemar el Amor de Dios que está presente y obra en Jesús. Y la blasfemia, el pecado contra el Espíritu Santo, es el único pecado imperdonable —así dice Jesús—, porque comienza desde el cierre del corazón a la misericordia de Dios que actúa en Jesús. Pero este episodio contiene una advertencia que nos sirve a todos. De hecho, puede suceder que una envidia fuerte por la bondad y por las buenas obras de una persona pueda empujar a acusarlo falsamente. Y aquí hay un verdadero veneno mortal: la malicia con la que, de un modo premeditado se quiere destruir la buena reputación del otro. ¡Que Dios nos libre de esta terrible tentación! Y si al examinar nuestra conciencia, nos damos cuenta de que esta hierba maligna está brotando dentro de nosotros, vayamos inmediatamente a confesarlo en el sacramento de la penitencia, antes de que se desarrolle y produzca sus efectos perversos, que son incurables. Estad atentos, porque este comportamiento destruye las familias, las amistades, las comunidades e incluso la sociedad.

El Evangelio de hoy también habla de otro malentendido, muy diferente con Jesús: el de sus familiares, quienes estaban preocupados porque su nueva vida itinerante les parecía una locura. (cf. v 21). De hecho, Él se mostró tan disponible para la gente, sobre todo para los enfermos y pecadores, hasta el punto de que ya ni siquiera tenía tiempo para comer. Estaba para la gente. No tenía tiempo ni siquiera para comer. Sus familiares, por lo tanto, decidieron llevarlo de nuevo a Nazaret, a casa. Llegan al lugar donde Jesús está predicando y lo mandan llamar. Le dicen: «He aquí, tu madre, tus hermanos y hermanas están afuera y te buscan» (v.32) y Él responde: «¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?» y mirando a las personas que le rodeaban para escucharlo, añade: «¡He aquí mi madre y mis hermanos! Porque quien cumpla la voluntad de Dios, es mi hermano, mi hermana y mi madre» (vv. 33-34). Jesús ha formado una nueva familia, que ya no se basa en vínculos naturales, sino en la fe en Él, en su amor que nos acoge y nos une entre nosotros, en el Espíritu Santo. Todos aquellos que acogen la palabra de Jesús son hijos de Dios y hermanos entre ellos. Acoger la palabra de Jesús nos hace hermanos entre nosotros y nos hace ser la familia de Jesús. Hablar mal de los demás, destruir la fama de los demás nos vuelve la familia del diablo.

Aquella respuesta de Jesús no es una falta de respeto por su madre y sus familiares. Más bien, para María es el mayor reconocimiento, porque precisamente ella es la perfecta discípula que ha obedecido en todo a la voluntad de Dios. Que nos ayude la Virgen Madre a vivir siempre en comunión con Jesús, reconociendo la obra del Espíritu Santo que actúa en Él y en la Iglesia, regenerando el mundo a una vida nueva.

Papa Francisco, Ángelus, 10 de junio de 2018

LUCES PARA LA VIDA CRISTIANA

En este mundo vivimos en una constante pugna entre el bien y el mal. Hoy Jesús nos evidencia esto en el Evangelio. ¿Sabes cómo enfrentar el mal? Lo primero que hay que recordar es que el bien y el mal no son dos fuerzas iguales o equivalentes que están contrapuestas y que están en lucha. No es como la teoría orientalista del yin-yang, en la cual el bien y el mal son dos fuerzas opuestas pero que son complementarias, y que la una necesita de la otra para poder subsistir. Bueno esto no es así.

Me atrevería a decir en cambio que mientras que el bien sí existe, que es una presencia real, consistente. En realidad, en un sentido, podríamos decir que el mal no existe en sí mismo. Porque no es una presencia. Sino que más bien el mal es una ausencia, es ausencia de bien.

Es como el frío y el calor. El frío, en realidad, tampoco existe en sí mismo. El frío, es simplemente ausencia de calor. Aléjate de la fuente de calor y vas a ver como inmediatamente empiezas a sentir frío. O es también como la luz y la oscuridad. Porque la luz si existe en sí misma, es masa, incluso hasta hasta se puede medir. En cambio la oscuridad no se puede porque la oscuridad es simplemente ausencia de luz. Allí donde apagas la fuente de luz ya empieza a haber oscuridad. Por eso cuando quieres oscurecer una habitación no es que le metes oscuridad a la habitación. No puedes meter la oscuridad. Lo único que puedes hacer es quitarle la luz. Porque la luz sí existe. Y cuando le quitas la luz, ya estás en oscuridad.

Igual sucede con el bien y el mal. El mal en realidad es ausencia de bien. Ahí donde no hay bien empezamos a entrar en el terreno del mal. Parece que aquí no hay terreno neutro. Es por eso que Jesús decía en el Evangelio: el que no está conmigo está en contra de mí, y el que no recoge conmigo ya está desparramando.

Por eso tengamos cuidado cuando alguien dice «no es que yo soy bueno porque no hago nada malo». Oye ten cuidado, creo que estás equivocado. Lo que te vuelve bueno no es no hacer nada malo. Lo que te vuelve bueno es hacer muchas obras buenas. Y creo que ahí hay una diferencia importante.

Algo así ocurre en el Evangelio de hoy. Jesús expulsaba demonios. Pero no porque Él era el príncipe de los demonios como lo querían acusar sino porque Él es Dios. Y cuando la luz aparece, las tinieblas simplemente ya no tienen nada qué hacer y son derrotadas. El Señor nos quiere enseñar que el mal vence a fuerza de bien.

Cuántas veces nos ha ocurrido en la vida que cuando alguien nos ha hecho algo malo queremos solucionar el problema devolviéndole otro mal. Como si mal con mal se convirtiera en bien. Como si a la oscuridad le añadieras otra oscuridad y eso se convirtiera en luz. Pero eso no es así. Mal con mal son dos males, y es un mal más grande todavía. El mal solamente se vence a fuerza de bien; como la oscuridad solamente se derrota encendiendo la luz.

Y creo que podemos ver un criterio para diferenciar las obras buenas de las malas. ¿Sabes cuáles son las buenas? Son aquellas que nos acercan a Dios. Porque el bien no es una cosa, es una persona. El bien es Dios. Por lo tanto, las obras buenas son todas aquellas que nos acercan al Señor.

Yo no sé si me falta un poquito de imaginación pero a mí no se me ocurre ninguna obra que nos aleje de Dios y que podamos decir al mismo tiempo que sea buena. Lo que hace que nuestras obras sean buenas es que nos acercan a Dios.

Hagamos obras buenas para que podamos ser de los parientes de Jesús como dice el Evangelio hoy. Porque Jesús dijo eso: mi madre y mis hermanos son aquellos que cumplen la voluntad de Dios. Eso es justamente lo que hizo María. Por eso Ella es madre. No sólo por llevar a Jesús en el vientre sino porque fue la primera en cumplir la voluntad de Dios. Y que así, siguiendo los planes del Señor podamos brillar con nuestras obras buenas en este mundo.

Tomado de la homilía del P. Juan José Paniagua en YouTube

PADRES DE LA IGLESIA

«Demuestra el Señor que era imposible lo que decían los blasfemos escribas, confirmando su demostración con un ejemplo. «Mas Jesús, prosigue, habiéndolos convocado les decía o refutaba con estos símiles. ¿Cómo puede Satanás expeler a Satanás?» Es como si dijera: Es forzoso que quede asolado un reino dividido en guerra interna, que es lo que se ve en las casas y en las ciudades: por esto si se divide en sí mismo el reino de Satanás, de modo que Satanás expulse de los hombres a Satanás, se aproximará la desolación del reino de los demonios. El reino de éstos consiste en tener sujetos a los hombres. Por lo tanto, si son arrojados de los hombres, la disolución de su reino es inevitable, mientras que, si conservan aún potestad sobre los hombres, es claro que su reino dura todavía, y no está dividido contra sí mismo».
San Agustín de Hipona

«Los escribas, que habían bajado de Jerusalén, blasfemaban; pero la muchedumbre que viene de aquella ciudad y de otras partes de la Judea y de los pueblos gentiles sigue al Señor. Porque la muchedumbre del pueblo judío había de precederle a Jerusalén en el tiempo de la pasión con palmas y cánticos de alabanza, mientras que los gentiles deseaban verle, y los escribas y fariseos trataban de su muerte».
San Beda

CATECISMO

Jesús e Israel

574: Desde los comienzos del ministerio público de Jesús, fariseos y partidarios de Herodes, junto con sacerdotes y escribas, se pusieron de acuerdo para perderle (cf. Mc 3, 6). Por algunas de sus obras (expulsión de demonios, cf. Mt 12, 24; perdón de los pecados, cf. Mc 2, 7; curaciones en sábado, cf. Mc 3, 1-6; interpretación original de los preceptos de pureza de la Ley, cf. Mc 7, 14-23; familiaridad con los publicanos y los pecadores públicos, (cf. Mc 2, 14-17), Jesús apareció a algunos malintencionados sospechoso de posesión diabólica (cf. Mc 3, 22; Jn 8, 48; 10, 20). Se le acusa de blasfemo (cf. Mc 2, 7; Jn 5,18; 10, 33) y de falso profetismo (cf. Jn 7, 12; 7, 52), crímenes religiosos que la Ley castigaba con pena de muerte a pedradas (cf. Jn 8, 59; 10, 31).

575: Muchas de las obras y de las palabras de Jesús han sido, pues, un "signo de contradicción" (Lc 2, 34) para las autoridades religiosas de Jerusalén, aquéllas a las que el Evangelio de san Juan denomina con frecuencia "los judíos" (cf. Jn 1, 19; 2, 18; 5, 10; 7, 13; 9, 22; 18, 12; 19, 38; 20, 19), más incluso que a la generalidad del pueblo de Dios (cf. Jn 7, 48-49). Ciertamente, sus relaciones con los fariseos no fueron solamente polémicas. Fueron unos fariseos los que le previnieron del peligro que corría (cf. Lc 13, 31). Jesús alaba a alguno de ellos como al escriba de Mc 12, 34 y come varias veces en casa de fariseos (cf. Lc 7, 36; 14, 1). Jesús confirma doctrinas sostenidas por esta élite religiosa del pueblo de Dios: la resurrección de los muertos (cf. Mt 22, 23-34; Lc 20, 39), las formas de piedad (limosna, ayuno y oración, cf. Mt 6, 18) y la costumbre de dirigirse a Dios como Padre, carácter central del mandamiento de amor a Dios y al prójimo (cf. Mc 12, 28-34).

576: A los ojos de muchos en Israel, Jesús parece actuar contra las instituciones esenciales del Pueblo elegido:

– contra la sumisión a la Ley en la integridad de sus prescripciones escritas, y, para los fariseos, según la interpretación de la tradición oral.

– contra el carácter central del Templo de Jerusalén como lugar santo donde Dios habita de una manera privilegiada.

– contra la fe en el Dios único, cuya gloria ningún hombre puede compartir.